Los alcaldes del cambio, ¿enfrentados a la policía local?