Alcantarillas, papeleras, fan zones... la policía controla cada palmo alrededor del Boca-River