Las fuertes tormentas y lluvias en España arrasan la Ribera del Duero y causan graves daños en los cultivos