La amenaza del terrorismo yihadista hace cambiar las dianas de las fuerzas de seguridad