Andalucía teme a la cepa india y sigue con una incidencia alta: el verano se complica