El anuncio de Zapatero espolea al PSOE, conjurado en eludir ahora la sucesión