El mundo aplaude la condena ejemplar a Fujimori, pero aliados responden con ira