La aprobación a Piñera cae tres puntos, al 47 por ciento, y el rechazo sube siete puntos