El arte se inspira en la corrupción