Las asociaciones de Gracia, indignados con el Ayuntamiento de Barcelona