Asturias, la comunidad con mayor tasa de incidencia acumulada: los hosteleros están desesperados