Un año después de los atentados de Cambrils y Barcelona, salen a la luz nuevos datos