Se jugó la vida para no ceder ante el ladrón que le apuntaba con una pistola en la cabeza