Los atuneros embarcan a los agentes de seguridad y se hacen a la mar