Las autoridades temen que esta quinta noche de protestas sea la más violenta vivida hasta ahora en Barcelona