El verano y algunas reticencias hacen mella en la vacunación: hay casi seis millones de dosis sin administrar