Los ayuntamientos alegan que no cambian nombres franquistas de las calles porque los vecinos están acostumbrados