Las banderas adornan Londres y la gente acampa para ver a los recién casados