La crisis no toca a sus señorías: Un gin tonic en el Congreso cuesta 3.45 euros