Enorme hermetismo y secretismo en la visita de Barack Obama a España