Los barones aprueban las reformas