Los datos biométricos eran una petición de los servicios de inteligencia de EE.UU.