Los lazos amarillos envenenan cada día más la convivencia en Cataluña: ahora en Blanes