Pedro Sánchez, ¿el breve o el superviviente?