Torra, contra las cuerdas por la presión de la calle