El 8M centra la campaña electoral