La mitad de los pacientes con cáncer terminal no reciben cuidados paliativos