El canciller argentino admite que "preocupa" el déficit comercial con Brasil