Los candidatos a la Presidencia de Brasil se sacan los trapos sucios en el debate