Así ha amanecido la cárcel Modelo de Barcelona: con pintadas, nombres y lazos amarillos