La causa independentista… en la casa de Dios