El centro-derecha consolida su poder en el Parlamento Europeo