Los árboles de La Palma dejan "chimeneas naturales" que permiten medir los gases de las coladas de lava