Así se cierra una TV pública