Cifuentes y el PP soportan la presión y alejan los rumores de dimisión