Más de 60 excarcelados de ETA denuncian sentirse víctimas de un “castigo desmedido”