Colau da la razón a Ciudadanos y coloca el lazo amarillo en el Ayuntamiento pese al no del PSC