Poco más de 24 horas de locura para una investidura rodeada de incógnita