Los compañeros califican al celador de Olot de buena persona y cariñoso con los ancianos