El fiscal recurre para condenar por amenazas al exasesor de Bildu que increpó a hinchas de España