En libertad tras declarar el conductor temerario que subió su vídeo a Internet