La conflictividad entre Cataluña y el resto de España anima la venta de 'senyeres'