Quim Torra deja claro que la amnistía y la autodeterminación siguen siendo líneas rojas