La consejera vasca de Empleo cree que la única llave que abre la puerta a la paz es dejar las armas