El consejero catalán de Economía minimiza los problemas de tesorería y asegura que "nadie sufrirá"