El conseller de Interior culpa del inicio de los disturbios en la la Plaza de Catalunya a grupos violentos