Los conservadores arrollan en Europa del Este, que sufre una gran abstención