La corona, en medio del fuego cruzado por el proceso soberanista catalán