La criminalidad descendió un 2,8% en los nueve primeros meses de 2015