La crisis no frena la adicción de los españoles por las rebajas